La polémica de Zetta, la empresa responsable del ‘iPhone español’ que no resultó ser más que un Xiaomi con pegatinas, se extiende. La empresa ha roto su silencio de dos días para lanzar un escueto comunicado en el que afirman que “el valor de Zetta reside en la adaptación del smartphone y su servicio postventa”.

Recordemos que en entrevistas ofrecidas a un canal de televisión de Extremadura, y en un reportaje publicado por el diario El Español, los representantes de Zetta afirmaban que ‘diseñaban sobre papel’ los móviles antes de mandar a fabricar las piezas en China… Entonces nunca dijeron que se trataba de una modificación del software, o que realmente estaban comercializando móviles de Xiaomi ‘adaptados’ al mercado europeo.

“El primer Smartphone que esta compañía Extremeña sacó a la venta, el Zetta Multiverso, fue diseñado y realizado por la propia empresa con el apoyo de cadenas de producción chinas. En otros modelos, esta empresa comparte componentes electrónicos con algunas empresas del sector asiático, afirman que desde Zetta Smartphone se trabaja en la mejora, adaptación y usabilidad del Smartphone para los clientes europeos”

Insisten desde Zetta en que “el verdadero valor añadido de esta empresa, es la adaptación del software de unos componentes y bases punteras tecnológicamente para que cualquier ciudadano Extremeño, Español y Europeo puedan utilizarlo con total garantía, puesto que el servicio postventa es su principal valor añadido”.


5 claves + 1 para entender la estafa de Zetta, el “iPhone español”

Luego apelan a la humildad, insistiendo en que “Zetta es una pequeña empresa, con apenas 7 trabajadores, que humildemente están trabajando intensamente para ofrecer la tecnología asiática y su uso en España y en Europa para su correcto funcionamiento”, dicen. Cosa que resulta muy distinta a lo que ofertaban en las comunicaciones hechas y declaraciones dadas por sus portavoces que afirmaban ser los diseñadores y desarrolladores de los móviles.

Así las cosas todo parece indicar que estamos frente a un caso de ‘publicidad engañosa’ ya que se daba a entender que la marca Zetta diseñaba y fabricaba sus móviles en España, y ahora resulta que es un adaptación del software lo que realizan. ¿Pueden los compradores de un Zetta pedir la devolución del dinero?

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.