La tecnología no solo continúa haciéndose con espacios en el campo médico, sino que además marcando hitos. Tal es el caso de HAL, un exoesqueleto (armazón robótico) que ha sido aprobado por el Ministerio de Salud de Japón para uso terapéutico en pacientes con enfermedades como esclerosis lateral amiotrófica (ELA) o distrofia muscular que les han hecho perder la capacidad motriz.

Esto, luego de que las pruebas clínicas del mencionado terminal en territorio nipón revelaran que los pacientes que se sometían a nueve sesiones de ejercicios durante un periodo de tres meses podían andar distancias más largas que aquellos no sometidos al tratamiento.

Fuente: cyberdyne.jp
Fuente: cyberdyne.jp

HAL –desarrollado por la empresa nipona Cyberdyne que ya ha comercializado varios trajes o armaduras robóticas en diversos sectores industriales– ha sido diseñado también para asistir a aquellos que padezcan de atrofia muscular espinal o atrofia muscular espinobulbar.

Fuente: cyberdyne.jp
Fuente: cyberdyne.jp

En lo que respecta a cómo marcha este exoesqueleto, vale mencionar que los sensores adheridos al muslo y a otras partes del cuerpo detectan señales débiles del sistema nervioso y ordenan al armazón, que yace recubriendo las piernas y ayuda a moverlas mediante el uso de sus motores.

hal-exoesqueleto-japon-uso-terapeutico-imagenes-2015-2
Fuente: cyberdyne.jp

Según reseñas de Cyberdyne, esa función de los exoesqueletos permite al cuerpo a “recordar” cómo caminar y puede retrasar los efectos de una enfermedad o contribuir a recuperar la capacidad motora de las piernas.

Apuntes de interés

Es menester hacer alusión a que productos similares al exoesqueleto HAL ya han sido aprobados en Estados Unidos y Europa, donde Alemania lleva la batuta con propuestas en las que los gastos por tratamiento son asumidos por el Estado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.