Las innovaciones en el campo de la salud mezclada con la robótica continúan dando de qué hablar de manera positiva. Esta vez, la buena nueva ha surgido en territorio español con la propuesta de la ingeniera industrial Elena García Armada, del Centro de Automática y Robótica (CSIC-UPM), con el desarrollo de un exoesqueleto biónico que permite andar a niños sin movilidad en las piernas.

Según reportes, con este ejemplar los pequeñines que padecen problemas graves de movilidad podrán sentarse y levantarse, así como caminar e incluso dar giros.

En lo que a las características, se ha conocido que la estructura -acoplada al tronco y a las piernas del paciente- cuenta con un quinteto de motores en cada pierna (encargados de fungir como músculos, muelles y tendones) y un par de sensores en la planta del pie (dotados para sustituir a sus equivalentes biológicos).

Es menester resaltar que se trata del primer exoesqueleto para niños; y para su producción, se ha apostado por una campaña de crowdfunding, cuyo objetivo de recaudación son 150.000 euros.

Con su innovadora propuesta, la ingeniera García, quien además es fundadora de Marsi-Bionics, un spin-off del Centro de Automática y Robótica del CSIC y la Universidad Politécnica de Madrid, había pasado la ‘prueba de concepto’ ayudando a caminar a una niña tetrapléjica de 9 años de edad, en abril de 2013.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.