“banner

Aunque Astronomía y Biología Celular parecieran ramas científicas algo distantes, han coincidido recientemente en la manera de observar los cuerpos celestes y humanos a través del software PathGrid, una innovación de investigadores de la Universidad de Cambridge que viene a contribuir en la detección, observación y análisis de las células cancerígenas.

“Tanto la astronomía como la biología celular manejan gran cantidad de números: nuestra Vía Láctea contiene varios cientos de millones de estrellas y nuestros cuerpos decenas de billones de células”, ha comentado uno de los representantes del Instituto de Astronomía de la casa de estudios británica, Nicholas Walton, asegurando también que el software astronómico para el estudio del cáncer, surgió de la necesidad de varios departamentos que buscaban una mejor manera para organizar gran cantidad de datos.

Walton, quien tiene en la pantalla de su ordenador lo que pareciera ser un mapa de estrellas de la Vía Láctea, ha explicado que en realidad es una imagen 25 órdenes más pequeña en tamaño (10 seguido por 25 ceros), porque se trata en verdad de las células tomadas en una biopsia a una paciente con cáncer de mamá. Lo que se ve allí como “estrellas” son los núcleos de las células teñidas para indicar la presencia de proteínas clave, involucradas en el desarrollo de la enfermedad. Así de parecidos son los patrones estudiados por ambas disciplinas científicas, Astronomía y Biología Celular.

Por esta razón, durante un encuentro multidiciplinario en la universidad que trataba el tema del Big Data como solución para el análisis de datos que manejan varias de las ramas de estudio, Walton conoció a James Brenton, del Instituto de Investigaciones del Cáncer y ambos determinaron que tanto para el análisis de esos datos como para la visualización de imágenes, sus equipos de trabajo estaban emparentados.

Pronto Walton, comenzó a trabajar con el colega de Brenton, Carlos Caldas, para realizar la adaptación del software que ayuda a ambas facultades en la investigación.

¿Cómo funciona?

En el artículo “Cuerpos Celestiales”, publicado en la web de Cambridge, se afirma que “Mediante la adaptación del software de análisis de imagen de los astrónomos, los colaboradores de PathGrid pueden analizar imágenes de tumores, por ejemplo, para reconocer tres de los tipos de células que contienen las muestras de tejido: las cancerosas, las inmunitarias y las estromales. Como resultado, al igual que la identificación de objetos en astronomía revela patrones e información oculta, las muestras analizadas en los portaobjetos permiten saber cómo se relacionan entre sí los diferentes tipos de células. La tinción de las muestras para resaltar elementos como proteínas potencialmente importantes también podría ayudar a identificar nuevos biomarcadores para mejorar el diagnóstico o pronóstico del cáncer”.

La forma de almacenaje de los datos es también de suma importancia ya que así se pueden localizar las muestras fácilmente aun cuando pasen muchos años. La tecnología del PathGrid facilita a los oncólogos la formulación de nuevos y mayores cuestionamientos y podría, según Caldas, llegar a convertirse en un “patólogo digital”, que ayudará tanto en el diagnóstico como en el pronóstico de la enfermedad incluso en lugar donde no laboren oncólogos especializados.

“Se podría imaginar un escenario en el que un médico toma una biopsia y un patólogo procesa y tinta el portaobjetos, toma la fotografía y se transmite digitalmente. A partir de ahí el algoritmo analiza la muestra y es capaz de decir si se trata de un tumor, identificar el tipo e incluso la agresividad”, vaticina el investigador.

Walton, por su parte, aspira a que PathGrid sea una herramienta exitosa, en el caso de los astrónomos para “ver muertes de estrellas” y en el caso de la oncología, para prevenir muertes de enfermos con cáncer.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.