El dicho “¡Agua que me quemo!” podría quedar en el pasado, con el nuevo invento de dos estudiantes de ingeniería de la Universidad George Mason, en Virginia, que se asemeja a un extintor de incendios tradicional, pero su funcionamiento es muy poco convencional.

La innovación de Viet Tran y Seth Robertson es capaz de apagar las llamas, no arrojando químicos ni agua, sino emitiendo ondas de sonido a manera de zumbidos graves, que provienen de un altoparlante del tamaño de un subwoofer. En pocas palabras… apaga el fuego con sonido.

Los impulsos regulares y múltiples que efectúa este extintor podría decirse que “soplan” las llamas apagándolas por completo. Durante las primeras pruebas que Tran y Robertson hicieron determinaron que el efecto no se produce con tonos altos, solo con bajas frecuencias. “Son sonidos de baja frecuencia, como el bajo en el hip hop”, explicó uno de los estudiantes.

Ventajas del novedoso extintor

Un extintor regular, puede apagar las llamas pero casi siempre puede causar daños a los objetos que no fueron alcanzados por el incendio, debido a los residuos que originan. Por ello, la nueva tecnología de los universitarios significa una gran ventaja ya que el sonido deja todo mucho más limpio y ordenado, obteniendo los resultados deseados.

Al principio de sus investigaciones, los alumnos de la Facultad de Ingeniería no fueron apoyados por profesores ni compañeros de estudio, quienes vaticinaban el fracaso de su proyecto. No obstante, tras presentarlo no solo han sobresalido por encima de la Agencia de Proyectos de Investigación de Defensa Avanzada, DARPA -que había adelantado pruebas con sonido sin resultados prácticos- sino que también ahora la Universidad George Mason los está orientando para que soliciten una patente provisional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.