El aluminio es el material base para el nuevo proyecto de un grupo de científicos de la Universidad de Stanford, quienes están trabajando en el desarrollo de un nuevo tipo de batería de alto rendimiento, que sea de carga rápida y más económica que sus pares en el mercado.

Liderados por el catedrático en Química y oriundo de China, Hongjie Dai, los investigadores han logrado elaborar una batería de aluminio compuesta por dos electrodos, hechos con grafito: un ánodo y un cátodo dispuestos junto a un electrolito líquido iónico. El conjunto es capaz de cargar un móvil en un minuto manteniendo su capacidad por 7500 ciclos de carga frente a los 1000 que logra una batería regular de ión-litio.

Dos datos que sorprenden de esta innovación en proceso son que, en primer lugar, el material con que está diseñada es maleable, es decir, puede doblarse con lo que estaría punteándose como complemento en el desarrollo de dispositivos móviles flexibles. Y en segundo lugar, tiene baja inflamabilidad y es menos dañina para el medio ambiente, al compararla con las pilas alcalinas o las baterías de ión-litio.

“Hemos desarrollado una batería de aluminio recargable que puede reemplazar las actuales, tales como las pilas alcalinas, que son malas para el medio ambiente, y las baterías de ión litio, que a veces terminan ardiendo”, ha señalado el profesor Dai.

Por otro lado, en la publicación hecha por la revista científica Nature, sobre este tema, se advierte que a todas estas bondades surge un problema, la batería solo genera dos voltios de electricidad, por debajo del nivel que producen las de ión-litio, que resulta el doble. No obstante Dai, ha explicado que hacia esa meta van dirigidos los esfuerzos del equipo.

“Mejorando el material del cátodo podría aumentarse el voltaje y la densidad de la energía”

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.