El pago móvil es el método más rápido para realizar compras y transacciones: No hay necesidad de ir al banco para realizar cualquier operación monetaria lo que representaría un ahorro considerable de tiempo. Y es que el pago móvil nos da la posibilidad de efectuar transacciones a través de algo que todos llevamos a diario encima: los teléfonos inteligentes.

Una investigación de Visa Europe ha dejado de manifiesto que la adopción de los pagos móviles por parte de los consumidores españoles crecerá exponencialmente en los próximos cinco años, dado a que en 2020 más de la mitad (54%) esperan utilizar esta forma de pago al menos una vez a la semana. Son cifras interesantes que demuestran el potencial de esta forma de pago, pero que a su vez nos hacen reflexionar sobre si realmente está avanzando a buen ritmo el pago móvil en España.

Y es que el temor por la seguridad de la transacción sigue metiendo el freno a los españoles a la hora de usar su terminal móvil para pagar: La preocupación por la seguridad de sus datos y posibles violaciones de su privacidad es la excusa más presentada a la hora de explicar por qué aún no han pagado con su móvil. Son cada vez más las opciones de pago móvil, la duda que surge es: ¿realmente es un método seguro? 

Los expertos en tecnología de bancos y compañías telefónicas insisten en que pagar con el móvil es incluso más seguro que pagar con la tarjeta de débito o de crédito. Desde Vodafone España nos explican que su Wallet cumple con los más estrictos requisitos de seguridad e incluye algunas características específicas diseñadas para la tranquilidad del usuario: Puedes acceder y bloquear la aplicación con un PIN o clave personal.

Además tu eres quién decide si quieres tener una tarjeta predefinida para el pago o no, así como elegir si prefieres que te pidan el PIN para cualquier transacción o solo en aquellas superiores a 20 euros. El dato: En caso de robo o pérdida del teléfono móvil, puedes contactar con el 123 para solicitar el bloqueo de tu Vodafone Wallet. ¿Y si te quedas sin batería? Tampoco hay problema, porque como bien te mostramos antes por aquí, con el móvil apagado puedes seguir haciendo transacciones.

Bancos Vs. Operadoras Vs. Fabricantes

El pago móvil es atractivo, no cabe duda de ello: los bancos, las operadoras de telefonía y hasta las grandes tecnológicas han presentado sus propuestas de pagos móviles en los últimos años. Sin embargo, son pocas las que se animan a dar cifras de adopción de estas formas de pago… El misterio que rodea a dichos números hace dudar sobre la penetración de estas formas de pago en España, aunque todos los actores involucrados parecen tener claras sus ventajas.

Si bien es cierto que hasta hace poco lo de pagar con el móvil en España nos parecía un asunto de ciencia-ficción, ahora el panorama ha cambiado radicalmente al punto que tenemos hasta para escoger entre la propuesta de Vodafone, la de Orange y la de La Caixa, por mencionar algunas. Sin embargo, aún hay muchas dudas en el aire, y se ve poco empuje por el sector comercio a la hora de incentivar a los clientes a que paguen utilizando su teléfono móvil.

Al respecto, Iñaki Cabrera, director de mCommerce de Vodafone España, nos ha explicado que:

“Con la llegada de los Smartphones y las redes de alta velocidad, los usuarios están más conectados que nunca con sus servicios favoritos de Internet. Con Vodafone Wallet y la tecnología NFC, Vodafone se convierte en el primer operador en dar el primer paso en la nueva dimensión del móvil: Posibilitar a los usuarios a interactuar de forma fácil, segura y rápida con los elementos físicos de su entorno (TPVs, tornos de acceso, postes de información…) con el simple gesto de acercar su móvil”.

Y es que el pago móvil es el método más rápido para realizar compras y transacciones bancarias. Además representan una ventaja para los comercios que reciben pago con móvil pues las comisiones del pago móvil son más bajas que las comisiones tradicionales. La banca no se quiere quedar atrás, claro está, y también reclama su parte del pastel del pago móvil en España. Es el caso del BBVA, cuya propuesta está orientada a facilitar nuestros pagos y la gestión integral de nuestros productos bancarios.

Al respecto, Javier López Chicote, Responsable de Nuevos Medios de Pago de BBVA, nos explicaba que su Wallet no sólo se limita al pago:

“La aplicación ofrece la posibilidad de gestionar todo el ciclo de vida de una tarjeta BBVA, pudiéndola activar en el momento que llega al domicilio así como bloquearla o darla de baja. También aporta seguridad al informar a través de notificaciones inteligentes (push) y comodidad, al poder elegir en el mismo momento de la compra si se desea financiarla, sacar una foto al recibo, ver el lugar geográfico donde se ha producido la compra así como muchas otras”.

Además, destacan que BBVA Wallet “permite dotar a tu teléfono de la capacidad de pago por móvil, sea el modelo que sea, tenga o no tenga NFC”, esto gracias a una pegatina o adhesivo que se coloca en el móvil y permite pagar solo acercando el terminal al TPV con tecnología contactless.

Las barreras por vencer

El pago móvil supone para la economía una nueva manera de realizar intercambios con seguridad y ahorro de tiempo y dinero, pero aún hay muchos miedos y barreras que superar.

Muchos usuarios aún no confían en esta forma de pago o compra porque temen que en caso de extraviar el teléfono móvil puedan arriesgar la información contenida en él…  Es cuestión de tiempo para que se evidencie que resulta incluso menos riesgoso que perder la cartera llena de efectivo, ¿no crees?

Y es que está claro que son muchas las ventajas que ofrece el pago móvil, pero como toda tecnología en pleno proceso de desarrollo aún le falta camino por recorrer.

Un paso importante es generar confianza en el usuario, hacer que comprenda que en caso de robo o extravío de su terminal no correrá más peligro del que tendría si pierde la cartera. Otro paso por dar es continuar la ampliación de los comercio con TPV con NFC sencillos para usar y baratos de instalar.

La buena noticia es que aunque aún no hay mucho donde pagar con el móvil, sí que hay voluntad de hacerlo. Así lo evidenció un estudio de IBM Business Consulting Services, donde se demuestra que el 75% de 700 usuarios encuestados, manifestó su interés en utilizar este medio de pago; llegando a la conclusión de que el servicio revolucionaría completamente la telefonía móvil y sus usos.

¿Será el pago móvil algo cotidiano dentro del poco? Complicado asegurarlo, es cuestión de tiempo y de ver cómo funciona la comunicación sobre esta tecnología en España (indispensable para vencer el ‘miedo’ de comerciantes y consumidores ante el cambio que esto implica), de los programas de renovación de terminales móviles en España, de cómo el pequeño y mediano comerciante asume la actualización de los datáfonos, y de cómo las operadoras y los bancos comuniquen sobre todo la seguridad que implican este tipo de transacciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.