El Internet de las Cosas, la idea de que con el tiempo todos los objetos podrán transmitir información a otros dispositivos conectados a través de la Red, ha llegado al campo. Hoy día en las ciudades ya existen muchos dispositivos que transmiten datos vía Internet, sin embargo, en las zonas rurales es distinto. Por esto, un grupo de investigadores han realizado un estudio sobre el “Internet de las ovejas”, donde estos animales también formarían parte del ecosistema de “cosas” conectadas.

El concepto de las denominadas iSheep ha sido desarrollado por un grupo de investigadores de la Universidad de Lancaster ubicada en el Reino Unido. Con este proyecto se quiere explorar las posibilidades del Internet de las Cosas en el campo con el objetivo de prevenir inundaciones o para hacer seguimiento de animales y de las cosechas.

“La mayor parte del trabajo sobre el Internet de las Cosas se ha llevado a cabo en las ciudades. Sin embargo, creo que estamos siendo únicos al llevar el concepto a un entorno más rural. Esto le da un toque diferente”, dijo Gordon Blair, profesor de informática de la Universidad de Lancaster.

Aunque se ha especulado que los rebaños de ovejas del proyecto podrían transmitir WiFi para mejorar la conectividad en las áreas rurales, el profesor Blair ha asegurado que este no es el objetivo de la investigación. Si bien es cierto que el proyecto consiste en colocar un pequeño collar digital en los animales, la idea de esto es permitir a los agricultores realizar un seguimiento de los rebaños, así los trabajadores del campo podrán saber dónde están las ovejas con tal solo mirar un dispositivo conectado. Esta idea también puede ser realmente útil para entender el impacto ambiental del comportamiento de estos animales. Por lo tanto, el concepto de las ovejas conectadas tiene que ver solo con la recopilación de datos del rebaño para estos propósitos y no para transmitir señal WiFi de los animales.

Con respecto a esta idea, el profesor Blair pone en duda que las ovejas puedan llegar a ser, en algún momento, transmisores inalámbricos de Internet.

“Yo me preocuparía por el comportamiento del rebaño. No creo que las ovejas sean los animales correctos para hacer esto… Otros investigadores en Noruega han pensado en trabajar con renos. Quizá estos animales tengan un comportamiento más individualista, pero yo no soy un experto en comportamiento de animales”, dijo.

Con la puesta en marcha de este proyecto nos damos cuenta que el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación ya son una realidad en el sector agrícola, aunque muchos agricultores aún se resistan a utilizarlas. Si el Internet de las Cosas ha sido altamente beneficioso en las ciudades, en el campo las posibilidades también podrían ser ilimitadas. Finalmente el profesor Blair apunta que el siguiente paso será identificar exactamente qué va a ser de mayor uso a corto plazo y cómo se orientará el proyecto para sacarle todo el provecho posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.