El pago móvil llegó para quedarse: Si ya queríamos pagar con el smartphone por comodidad, hacerlo en 2020 se ha convertido en un tema de seguridad y salud, dada la pandemia del coronavirus. Y es que para reducir el riesgo de transmisión del virus en billetes y monedas, se ha recomendado pagar con tarjetas y con móviles. Incluso en una reciente propuesta del Gobierno español se plantea eliminar gradualmente el dinero en efectivo. ¿Será que antes de lo que pensamos diremos adiós a billetes y hola a los pagos móviles? Veamos.

Según Manuel Prieto, CEO de Easy Payment Gateway, agregador de servicios de pago y gestión de fraude español, el dejar de usar dinero en efectivo no es algo que deba imponerse por parte de las empresas o los gobiernos: “En el caso concreto de España, es importante recordar que todavía hay muchas personas, sobre todo mayores, que siguen apostando por el efectivo. No creo que se trate de una erradicación por parte de compañías o gobiernos, sino que debe ser el propio consumidor el que termine expulsándolo”, señala el experto.

A pesar de ello, reconoce que, sin duda, existen otros métodos de pago que están ganando fuerza. Pero, si de comodidad y sencillez se trata, es probable que la biometría se sitúe como vencedor en el podio de los métodos de pago: Ya hemos hablado incluso de cómo sería pagar con la voz. De acuerdo con el experto, el pago con autenticación a través de la huella dactilar está ya muy extendido. Le seguirán el reconocimiento facial o el ocular que, según afirma, ganarán cuota de mercado en los próximos años.

Lo cierto es que, de momento, el pagar con el smartphone es cada vez más común por la comodidad que implica: Basta con que el usuario cuente en su móvil con la tecnología NFC y la aplicación correspondiente, como podría ser Samsung Pay por ejemplo, para poder realizar pagos a través de este método.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.