En breve podríamos tener el coche sin conductor de Samsung rodando en nuestras autopistas. Y es que la empresa ha recibido el visto bueno del gobierno de Corea del Sur para iniciar pruebas con un vehículo que posee una serie de cámaras, sensores y un cerebro de inteligencia artificial que evaluará y decidirá cada movimiento del coche.

El coche sin conductor de Samsung sería un vehículo desarrollado con Baidu, que es el modelo que esa compañía original de China tiene intensiones de ingresar al mercado de la conducción autónoma.

Este movimiento le da gran ventaja al coche sin conductor de Samsung, ya que se trata de la primera aprobación para este tipo de pruebas que concede el gobierno sudcoreano en sus vías públicas.


Samsung se sube a la carrera del coche conectado comprando Harman


De acuerdo con un reporte de CNN, otras empresas habían recibido una permisología parcial otorgada por el Ministerio de Tierras, Infraestructura y Transporte de Corea del Sur, entre las que destacan Hyundai y Kia, sin embargo sus esfuerzos y el de otras instituciones de estudio e investigación no prosperaron.

No ha sido un secreto para la industria que el coche sin conductor de Samsung está más cerca de ser una realidad, que para otras compañías. Desde que se comenzó con una división en su empresa enfocada en la conducción autónoma a finales de 2015 la firma no se ha detenido, de hecho hacia finales de 2016 invirtió unos 7.800 millones de euros en la compra de la firma Harman, enfocada en desarrollos para automóviles conectados.

Otro paso hacia la concreción del coche sin conductor de Samsung fue la compra en febrero pasado de TetraVue, una empresa enfocada en la creación de tecnología 3D para la identificación de objetos inesperados en las vías, un producto pensado especialmente para coches autónomos y que le permitiría tener un mapa en tres dimensiones de las vías.

Es claro que el objetivo del coche sin conductor de Samsung no es propiamente la fabricación del vehículo en si mismo, sino el equipamiento de todo lo que asegure que pueda marchar solo, muestra de ello fueron las declaraciones de la propia empresa en un comunicado asegurando “Samsung no tiene planes de entrar en el negocio de la fabricación de autos”.

El objetivo de Samsung estaría enfocado en crear productos, software y una plataforma estable que pueda ser vendida a los fabricantes interesados, es decir que quieren convertirse en el “Android” de los coches autónomos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.