Millones de personas en el mundo pasan la mayor parte del tiempo en espacios interiores, por tanto contar con buena ventilación y un purificador de aire se traduce en salud. Pensando en esto, Dyson ha lanzado los nuevos Dyson Purifier Formaldehyde, su última generación de purificadores que incluyen como novedad más destacada un nuevo sensor de formaldehído de estado sólido, diseñado para destruir partículas contaminantes COV entre las que se encuentran el formaldehído.

<< OFERTA DE PURIFICADORES DYSON <<

Al usar la tecnología Air Multiplier™ de Dyson, el aparato puede proyectar aire purificado en cualquier rincón de la casa. El modo automático permite que el aparato mantenga la habitación en la temperatura y en los niveles de calidad del aire deseados, y también dispone de la aplicación Dyson Link y de la activación del control por voz para poder controlarlo.

Dyson ha lanzado los nuevos Dyson Purifier Formaldehyde, su última generación de purificadores que incluyen como novedad más destacada un nuevo sensor de formaldehído de estado sólido, diseñado para destruir partículas contaminantes COV entre las que se encuentran el formaldehído.

El gas residual del formaldehído puede pasar desapercibido dentro de una casa durante años. Dyson ha diseñado un purificador que proporciona una detección minuciosa y exitosa, de modo que captura y destruye este contaminante. Nuestro sensor de estado sólido no se seca con el paso del tiempo, por lo que preserva el aparato. La pandemia de la COVID-19 nos ha hecho ser más conscientes del aire que respiramos y el compromiso de Dyson para proporcionar un aire más limpio a través de la innovación y de la tecnología sigue siendo prioritario“, afirma Alex Knox, vicepresidente del área de cuidado del aire en Dyson

Además, el Dyson Purifier Formaldehyde elimina el 99,95% de las partículas con un tamaño de 0,1 micrones. Para lograrlo, los ingenieros de la compañía han rediseñado la circulación del aire para conseguir un filtro estándar HEPA 13 completamente sellado, de modo que no solo garantiza el paso del aire por el filtro; también bloquea posibles puntos de fuga por los que el aire sucio pueda introducirse en la corriente de aire.

Otra de las ventajas de los Dyson Purifier Cool Formaldehyde es que son un 20% más silenciosos sin sacrificar el rendimiento de la purificación. De esta forma, las mejoras en la circulación del aire logran reducir significativamente el ruido producido por estos purificadores en los hogares.

¿Qué es el formaldehído?

Se trata de un gas contaminante incoloro que desprenden los muebles y los productos de madera que contienen resina a base de formaldehído, como el contrachapado o el conglomerado y otros materiales aislantes, así como los productos de bricolaje, como la pintura, el papel pintado, los barnices y, también, los productos de limpieza. Al ser 500 veces más pequeño que una partícula con un tamaño de 0,1 micras, resulta especialmente difícil capturarlo y puede permanecer expuesto durante largo tiempo si no se detecta a tiempo debido a la continua emisión de sustancias químicas aéreas.

Mientras que otros sensores de formaldehído de gel pueden deteriorarse con el paso del tiempo y lo confunden fácilmente con otras partículas COV contaminantes, el nuevo sensor Dyson de formaldehído en estado sólido trabaja junto con el exclusivo algoritmo de la compañía. Gracias a esta combinación de hardware y software, los nuevos purificadores detectan selectivamente los niveles de formaldehído e ignoran inteligentemente otros gases que son detectados por otros sensores COV.

Además de los sensores de partículas COV NO2, de temperatura y de humedad, la integración del sensor inteligente de formaldehído asegura una detección precisa de esta sustancia contaminante para la preservación del aparato. Así, el sensor de formaldehído de Dyson no se seca, a diferencia de otros a base de gel, gracias al empleo de una célula electroquímica. Además, su algoritmo único e inteligente coteja los datos cada segundo para detectar selectivamente y evitar confundirse con otras partículas COV.

El filtro de oxidación catalítica selectiva (SCO, por sus siglas en inglés) destruye sin parar el formaldehído a nivel molecular. El filtro catalítico tiene un revestimiento único, con la misma estructura que el mineral criptomelano. Sus mil millones de túneles del tamaño de un átomo representan la dimensión y la forma ideal para atrapar y destruir el formaldehído, rompiéndolo en cantidades diminutas de agua y CO2. Seguidamente, se regenera del oxígeno en el aire para continuar incesantemente con su destrucción sin ni siquiera tener que sustituirlo.

Además de los sensores de partículas COV NO2, de temperatura y de humedad, la integración del sensor inteligente de formaldehído asegura una detección precisa de esta sustancia contaminante para la preservación del aparato. Así, el sensor de formaldehído de Dyson no se seca, a diferencia de otros a base de gel, gracias al empleo de una célula electroquímica. Además, su algoritmo único e inteligente coteja los datos cada segundo para detectar selectivamente y evitar confundirse con otras partículas COV.

El filtro de oxidación catalítica selectiva (SCO, por sus siglas en inglés) destruye sin parar el formaldehído a nivel molecular. El filtro catalítico tiene un revestimiento único, con la misma estructura que el mineral criptomelano. Sus mil millones de túneles del tamaño de un átomo representan la dimensión y la forma ideal para atrapar y destruir el formaldehído, rompiéndolo en cantidades diminutas de agua y CO2. Seguidamente, se regenera del oxígeno en el aire para continuar incesantemente con su destrucción sin ni siquiera tener que sustituirlo.

Filtro HEPA

Además de su filtro HEPA, toda la estructura de los nuevos purificadores de Dyson cumple con el estándar HEPA H13. Captura el 99,95 % de las partículas con un tamaño de 0,1 micrones como bacterias alérgenas, virus H1N1, polen y esporas de moho.

Los ingenieros de Dyson han diseñado un aparato completamente estanco  gracias a los sellos de alta presión situados en 24 puntos críticos adicionales que previenen que el aire sucio evite los filtros e introduzca partículas contaminantes en la habitación.

Al usar la tecnología Air Multiplier™ de Dyson, el aparato puede proyectar aire purificado en cualquier rincón de la casa. El modo automático permite que el aparato mantenga la habitación en la temperatura y en los niveles de calidad del aire deseados, y también dispone de la aplicación Dyson Link y de la activación del control por voz para poder controlarlo.

Diseño elegante y eficiente

Los purificadores Dyson están diseñados para espacios reales. Las pruebas medias de purificación del aire de la industria miden el rendimiento mediante un test de laboratorio realizado en una cámara compacta de 12m², con un ventilador de techo para que el aire circule y un sensor dentro de la habitación que mide la calidad del aire. En su afán de realizar más pruebas representativas, el test POLAR de Dyson consiste en una habitación más grande de 27m², sin ningún ventilador y emplea ocho sensores en las esquinas de la habitación y un sensor en el centro para recoger la información sobre la calidad del aire. 

Dyson Purifier Cool y Cool Pro Formaldehyde (TP09+SKU PRO) 649€. Dyson Purifier Hot+Cool Formaldehyde (HP09) 699€. Disponible a partir del 19 de julio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.