El rol del iPhone 6S como protagonista de titulares pica y se extiende. Y es que su dotada tarjeta de presentación, e incluso, el haber pasado la prueba de resistencia en vídeo, al parecer no han sido suficientes para un usuario; tanto así, que éste ha decidido llevar a Apple al banquillo de los acusados con la premisa de que dicho móvil “no tiene nada nuevo”.

Según reportes, el querellante es He Ganlin, un abogado de la provincia sureña de Cantón, quien alegando publicidad engañosa, ha demandado a los de Cupertino por 20.000 yuanes (3.000 euros, aproximadamente), lo que equivale a tres veces más de lo que el jurista habría desembolsillado por el nuevo buque de la dirigida por Tim Cook: 6.858 yuanes (alrededor de 1.000 euros).

Ahondando en el asunto, de la misma manera se ha conocido que Ganlin accionó su compra basándose en el slogan “lo único que ha cambiado es todo”, usado por la californiana para comercializar el smartphone en cuestión; sin embargo, luego la adquisición el hombre “descubrió” que el iPhone 6S “tiene nada nuevo”.

“El 6S es casi idéntico en apariencia y tampoco cambia mucho funcionalmente”, ha expuesto Ganlin, comparando éste con el modelo anterior de la manzana mordida. Además, el diestro en leyes se ha referido a que las palabras “único” y “todo” quebrantan la nueva legislación china de Publicidad, ya que en ella se prohíben términos absolutos como “mejor” o “perfecto”.

Este caso ha sido aceptado por un tribunal en Cantón, pero hasta los momentos la dirigida por Cook no ha dado respuesta alguna.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.