Muchas veces hemos dejado nuestra tarjeta a una pareja, amigo e incluso a un dependiente o camarero que se la ha llevado y luego nos la devuelve con el ticket de compra. Pues bien, ese gesto tan inocente, puede meterte en una de las principales estafas online. Además, si hay una fuga de datos en una empresa o das esos datos sensibles a un desconocido, también puedes verte envuelto en estafas y situaciones similares.

Existen infinidad de estafas online y hoy queremos repasar los métodos más comunes y explicarte por qué no debes dar esos datos a nadie.

Estafas bancarias por SMS y correo

Los casos más comunes de estafas bancarias online son los SMS y los correos electrónicos que suplantan la identidad de un banco. Dicho banco puede coincidir con que sea el tuyo y, por lo tanto, te creas el mensaje y sigas los pasos, o puede resultar que no sea tu banco y ahí se termina el intento de estafa.

Pues bien, este tipo de estafas bancarias online se les conoce como phishing y se basan en la suplantación de identidad. En el SMS o en el correo electrónico te indican un problema grave que debes solucionar ya SÍ o SÍ o pierdes tu dinero, el acceso a tu cuenta o algo similar. Esa urgencia tan drástica ya es señal para desconfiar, aparte de que ese tipo de mensajes y correos llegan desde números y emails no oficiales.

Aparte, el cuerpo del mensaje no está correcto a nivel ortográfico y gramatical, tampoco hay un saludo personalizado, ni dan soluciones. Además, tanto los SMS como los correos de estafas bancarias suelen llevar un enlace que si te fijas NO es el oficial de la entidad bancaria.

Al entrar en ese enlace reconoces lo que ves en pantalla, puesto que se trata de una suplantación. Una vez que introduzcas las credenciales, no vas a entrar en tu cuenta privada, sino que le has regalado el acceso a tu cuenta bancaria a un ciberdelincuente.

Otro modus operandi muy habitual es que a través de ese enlace te pidan descargar la nueva app del banco algo así. NO LO HAGAS, lo único que conseguirás será ceder el control total de tu smartphone a un grupo de ciberdelincuentes.

estafas bancarias online
Estafas bancarias online

Suplantación de identidad

Otras estafas muy comunes son las que se dan en redes sociales o las llamadas telefónicas. Por ambos medios, supuestamente, te contacta la entidad bancaria y te indica algún tipo de problema o que debes realizar algún cambio o procedimiento y te pide tus datos bancarios. Estos pueden ser desde el número de cuenta, hasta el número de tarjeta de crédito con la fecha de caducidad y el CVC, pasando por las credenciales para acceder a la banca privada.

También puede que te contacten haciéndose pasar por alguna empresa de mensajería o que han visto que has participado en un sorteo y te dicen que has ganado. En ambos casos te pedirán una foto de tu DNI por las dos caras, dirección postal, nombre completo, número de teléfono, etc. para poder entregarte el paquete.

No entregues tus datos de forma tan sencilla y a cualquiera. Ahora se estila mucho el que un repartidor te hable por WhatsApp y te pida la ubicación en tiempo real, te pida otra dirección de entrega, o el DNI, etc. Piensa por un momento, la cantidad de información que un completo desconocido tiene de ti.

¿Qué pasa si roban los datos o la tarjeta?

A priori, no debe pasar nada. Lo máximo es que domicilien algo o realicen algún tipo de microcrédito o crédito rápido. Pero para ello necesitan un DNI, teléfono y cuenta bancaria. Por suerte, en la actualidad, para realizar compras online con tu tarjeta de crédito, debes introducir varios datos como la fecha de caducidad y el CVC, por lo que, si el delincuente no cuenta con esos datos, no podrá finalizar la compra.

Si los tiene, empezará a comprar hasta que supere el límite de tu tarjeta o tú canceles la tarjeta de crédito. Además, muchas entidades bancarias te «obligan» a confirmar los pagos a través de la app móvil. Se trata de un filtro de seguridad en caso de intento de estafa.

Ahora bien, si te han robado los datos como el número de tarjeta, conocen tu DNI y hasta tiene fotos de él, tienen tu nombre completo, dirección, fecha de nacimiento, número de teléfono, etc. la estafa puede ir a mayores. Mucho cuidado.

Asimismo, cuando pagas online y pagas con Bizum o PayPal, suelen redirigirte a sus respectivas aplicaciones para que confirmes el pago y finalices la transacción. Se trata de un puente de seguridad para reducir las estafas bancarias online.

Si te han robado la tarjeta, el plástico, podrían sacar dinero en efectivo (si conocen el pin) o realizar compras en establecimientos físicos. Esto último es bastante probable hasta que salte el límite y pidan el Pin (hay bancos que tienen un límite de veces que puedes usar la tarjeta antes de pedir el pin de seguridad) o tú canceles la tarjeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.