«No se le pueden poner puertas al campo«, dice el refrán. Y cuando hablamos de la relación de niños y adolescentes con la tecnología, la frase cobra sentido. El avance de la tecnología es imparable, y si bien los padres somos conscientes de los peligros que pueden tener los niños en las redes sociales, por ejemplo, también es cierto que la clave está en que aprendan a usar la tecnología de la mejor forma posible. Allí «llevarles de la mano» en sus primeros pasos es clave. Esto les ayudará hoy, y mañana. Por eso hemos consultado a una serie de expertos sobre un momento tech clave: la compra del primer smartphone.

Y es que los hijos vienen sin manual de instrucciones, y los padres vamos aprendiendo sobre la marcha. Pero cada vez hay más retos: desde el día que te dicen que quieren abrir un perfil en TikTok, hasta el momento en que sabes que tienes que comprarle un teléfono móvil. No te preocupes, porque si es tu caso has llegado al lugar indicado. A continuación te explicaremos cuándo es mejor comprar el primer teléfono a tu hijo y en qué debes fijarte para comprar el mejor móvil para niños llegado el momento.

¡Atención spoiler! El tema de no va de edad, necesariamente. Patricia Núñez, directora de la Cátedra de Comunicación Digital en Infancia y Adolescencia de la Universidad Complutense de Madrid, nos ha explicado que «aunque es difícil determinar a qué edad un niño o niña debería tener su primer móvil porque influyen muchos factores, como adultos, deberíamos trabajar con los niños y las niñas el compromiso de pactar y cumplir normas en las que ambas partes estemos de acuerdo, algo que incluye también a la tecnología y a los usos de los dispositivos móviles».

Así que sin más preámbulos, veamos.

¿Cuándo comprar el primer móvil a mi hijo?

Según el último estudio del INE sobre Equipamiento y uso de tecnologías de información y comunicación en los hogares en España, con fecha de noviembre de 2020, el 69,5% de la población entre 10 y 15 años tiene móvil. Esto significa que 3 de cada 5 adolescentes son portadores de un smartphone propio.

Su uso va en aumento conforme se va subiendo de franja de edad. Un 22,1 por ciento de los de 10 tiene móvil. A los 11 este porcentaje sube al 41,4, llegando a más de la mitad con 12 años: un 68,8%. Con 13 un 88,1% de la población de entre 10 a 15 años tiene un terminal en su poder. A los 14 un 92,8%, y a los 15 un 95,5%.

Si atendemos al estudio El impacto de las pantallas en la vida familiar, realizado por Gad3 y la plataforma digital Empantallados, los padres piensan que la mejor edad para que sus hijos tengan su primer móvil es a los 13 años. Esta cifra ha subido un poco con respecto al estudio de 2019, en el que era de 13,4 años.

En cualquier caso, todas estas cifras son relativas y solo tú como padre debes ser consecuente y saber si realmente tu hijo está preparado para tener en su poder un dispositivo móvil. Debes ser cauto y tener claro si tu hijo cumple con las siguientes preguntas.

¿Está preparado para un móvil propio?

Si crees que tu hijo es responsable, que cumple con sus obligaciones escolares y familiares, y además es obediente, podría estar ya preparado para tener su primer móvil.

No se trata de que sea el hijo perfecto, pero si crees que es bastante maduro para su edad y tiene una personalidad dócil, dale la oportunidad de tener uno. Siempre, lógicamente, vigilando de cerca que uso hace de él.

¿Cómo puedo saber que mi hijo está preparado para tener un móvil propio: Personalidad, conducta, madurez, algún rasgo en qué fijarse? Ya vimos que el tema no tiene que ver, necesariamente, con la edad.

Según Jorge Flores, de PantallasAmigas, «depende de que sepamos y estemos dispuestos a acompañar debidamente, no tanto de ellos. Rasgos de inmadurez, dificultades de comunicación, tendencia a la introspección, baja autoestima o alta impulsividad pueden ser indicadores de que nuestra mediación debe ser especialmente dedicada y cualificada».

Por ejemplo, debemos fijarnos en la madurez y uso de la tecnología que tiene a su alcance. Si ves que tu hijo es de los que se «enganchan» largas horas a la televisión, y cuesta quitarlo. O se queda literalmente colgado de la consola, es posible que haga lo mismo con el móvil. En este caso, quizá deberías esperar un poco más, o dárselo con ciertas limitaciones o acuerdos a los que deberíais llegar.

Eduardo Cruz, CEO de QUSTODIO, una reconocida app de control parental, explica que «Esto es como con el uso de las redes sociales. Nunca sabes cuándo es el mejor momento. Muchas veces necesitamos darles un teléfono por distintos motivos: se van de excursión, tu horario laboral no te permite llegar a la hora de la salida del colegio y necesitas que esté comunicado… Si son demasiado jóvenes o no crees que tiene la madurez necesaria, puedes darles un teléfono móvil con algún tipo de sistema de control parental, como Qustodio, que además de permitirte gestionar los tiempos o bloquear ciertos contenidos con los que no estás cómodo, tiene un sistema de localización que aporta un extra de seguridad»

¿Estás tú preparado como padre/madre?

Y ahora lo que ya te temías y quizá te costaba aceptar: la madurez para tener un primer móvil no depende solo del niño o adolescente. No, no solo depende de él o ella. También es importante que sepas si tú estás preparado como padre para que tu hijo tenga móvil.

A ver, seamos sinceros, que nadie nos ve, y es momento de pensar con el corazón y la cabeza: Si pasas poco tiempo en casa y tienes poco contacto con él (o solo lo ves rápidamente antes de dormir), es posible que no estés listo para permitirle disponer de un móvil todo el día, con poca supervisión o ninguna. Así no podrás saber cuánto uso le da al día. Ni en qué lo usará.

Y ojo, que eso siempre es importante para que no descuide otros aspectos importantes de la vida, como los estudios o las tareas asignadas en casa.

Al respecto, otra pregunta interesante que puede que te hagas es si debes instalar alguna aplicación de control parental o alguna app que controle las horas de uso.

Desde PantallasAmigas, Jorge Flores nos explica que esto «puede ser una buena ayuda, depende de la edad, si bien en ningún caso debemos delegar en un sistema automático, sino que se debe prestar igualmente atención a nuestros hijos y a la propia aplicación. Medir, tomar conciencia, limitar o en su caso reducir, es siempre positivo. La relación riesgo beneficio es positiva».

Sobre este punto, Eduardo Cruz de Qustodio, insiste en que desde la empresa que representa «creemos que es necesario proteger a los menores en el ámbito online garantizando su bienestar y seguridad digital. Como todo en la vida, la tecnología tiene su parte buena y su parte mala y este tipo de herramientas pueden ayudarnos mucho a que el uso de Internet de nuestros hijos sea lo más seguro posible. Ellos por sí mismos no tienen la capacidad de ponerse límites, debemos ser nosotros quienes les eduquemos, guiemos y recomendemos cómo hacerlo. Al no ser nativos digitales, hay muchas cosas que se nos escapan y no podemos gestionar, por eso, las aplicaciones de control parental pueden ayudarnos y facilitar el proceso de creaciones de rutinas digitales saludables»

Y también es importante que tengas en cuenta que si lo que buscas es proporcionarle una forma de comunicarse contigo, y saber dónde está, tal vez lo ideal sería comenzar con un smartwatch para niños, que como hemos visto por aquí antes puede ofrecernos todo esto pero sin acceso a Internet ni redes sociales. Un primer paso antes de dar el salto definitivo.

En cualquier caso, siempre puedes darle la oportunidad de que te demuestre si está listo para tener su primer móvil. Darle unas semanas, e ir viendo como se maneja y cómo te manejas tú ante la nueva situación. Al final, es muy probable que te lleves una sorpresa, que veas que es capaz de tener móvil de forma responsable y madura. Todo es cuestión de educación, y recuerda que la clave está en acompañarles en sus primeros pasos tech para que la introducción en el manejo de la tecnología sea de la mejor manera posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí