Una multa considerable a la organización -entre los 40.000 y 300.000 euros- es lo que puede resultar del envío de correo electrónico a varios clientes de forma simultánea sin copia oculta (Cco).

En este sentido, expertos de Panda Security han advertido que en la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) el asunto está muy claro; destacando el hecho de que cuando una empresa gestiona el fichero de datos de sus clientes está en la obligación de protegerlos (ni compartirlos ni venderlos con otras personas o empresas).

“Es ahí donde aparece el problema de los correos que no van en copia oculta: los destinatarios pueden ver las direcciones de correo electrónico de todos los que han recibido el mail, algo que la LOPD cataloga de infracción grave”, han ilustrado los diestros en seguridad informática, añadiendo que en caso de que alguno de los destinatarios de esos correos decide formular una denuncia contra la empresa, la penalización podría estar alrededor de las cifras inicialmente reseñadas o incluso menor, dependiendo al número de afectados o las veces que se haya cometido el error.

Un ‘follow’ también podría dar problemas

Por otra parte, es menester resaltar que además de las complicaciones que acarrearía el envío masivo de correo sin “Cco”, una empresa podría estar infringiendo la LOPD y la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información si decide seguir a otros usuarios unilateralmente en Twitter.

“El simple ‘follow’ de una empresa en Twitter se considera una comunicación comercial. Si esta comunicación no ha sido consentida por el otro usuario, entonces estamos ante un caso de spam”, han advertido los informantes.

Mejor prevenir que curar

Toda empresa debe ser consciente del material que manejan a diario sus empleados: los datos de los demás también son un bien a proteger, especialmente en Internet. Algo tan sencillo como enviar correos en copia oculta o seleccionar a quién sigue nuestra empresa en Twitter puede ser suficiente para proteger los datos de los demás y, de paso, ahorrarnos una multa.

Frente al par de escenarios descritos anteriormente, los de la líder oriunda de Bilbao han aconsejado –con respecto al envío de correo masivo sin copia oculta- añadir a los destinatarios por medio del botón ‘Cco‘ que aparece en la barra superior de los correos. Así, se añadirán los destinatarios en copia oculta y éstos no podrán ver las direcciones de correo electrónico de las personas que reciben el correo.

Y en lo concerniente a seguir a clientes en Twitter, los expertos han apuntado que para poder hacerlo sin que se considere spam, las empresas deberán conseguir el consentimiento del otro usuario. En este caso, el simple ‘follow’ del usuario hacia la cuenta de la empresa puede entenderse como el consentimiento necesario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.