Hace algunos años, en la localidad de Grenoble, Francia, comenzó un movimiento para fomentar la lectura y mantener vivo el uso del papel con una máquina que expende relatos cortos.

Short Edition es la comunidad de escritores que está detrás del “Distribuidor de historias cortas” o Distributeur d’histoires courtes). La idea para este curioso aparato, era colocarlo en sitios donde las personas tuviesen que esperar para ser atendidos y mientras, leer algún relato con lectura de poca duración.


Te puede interesar:
Pow Wow: una aplicación para ganar premios por compartir tus opiniones


Inmediatamente comenzó a ser instalado en varias ciudades de Francia y ahora ha vuelto a causar interés por estar en el Cafe Zoetrope ubicada en San Francisco, propiedad de nada más y nada menos del director de cine Francis Ford Coppola.

La máquina que expende relatos cortos no tiene pantalla sino tres botones que indican cuál es el tiempo de lectura que dispones (uno, tres o cinco minutos) para emitir en forma aleatoria un papel con una historia corta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.