Una de las opciones más asequibles para cambiar de coche es recurrir al mercado de segunda mano. Es posible hacerlo desde la comodidad de tu casa a través de portales web destinados a la venta de vehículos, como ya vimos en AutoHero, Heycar o Clicars. En esos sitios, los vendedores ofrecen de la manera más detallada posible las especificaciones de cada coche. Así, la persona puede estudiar con detenimiento sus diferentes opciones.

Aunque parezca una tarea sencilla, lo cierto es que hay que tener en cuenta una gran cantidad de características a la hora de efectuar una compra de este tipo. Aspectos como el cuidado de la carrocería, el kilometraje, los fallos mecánicos y eléctricos, son solo algunos de los aspectos a tener en cuenta. Teniendo en cuenta estos detalles, se puede realizar una inversión segura para comprar con éxito un buen coche de segunda mano.

Comprar un coche de segunda mano

Como mencionamos anteriormente, son varios los aspectos a tener en cuenta antes de poder elegir el coche que deseas. Antes de nada hay que comenzar por lo más evidente: la carrocería. Es necesario fijarse que no tenga manchas de óxido, abolladuras, desajustes, tonos distintos de pintura, cristales o faros rotos, etc. También es importante realizar un chequeo en la parte inferior del coche para descartar cualquier daño que pueda tener.

La mecánica del coche es tal vez el aspecto más importante a evaluar. Hay que tener en cuenta que algunas marcas de vehículos tienen más prestigio y fiabilidad que otras. De tal forma, convendría obtener uno de una marca reconocida. En sitios web como AutoHero, HeyCar, CliCars, Wallapop y Milanuncios podrás realizar una decisión segura. Sin embargo, de manera general, se debe poner atención a lo siguiente:

El estado del chasis

Realizar una evaluación verificando que no posea daños de ningún tipo ni que haya sufrido manipulaciones. Será importante comprobar que las soldaduras de cada pieza del coche estén en buen estado.

El motor

Será importante confirmar que no exista ningún tipo de fuga. También deberán inspeccionarse las correas, cuidando de que no tengan un desgaste muy evidente o fisuras. El turbo del coche y el radiador también deberán ser evaluados minuciosamente en busca de desperfectos. Por último, es recomendable inspeccionar el estado del aceite del motor. Si este está muy oscuro es porque no ha sido cambiado oportunamente, lo que indicaría cierta negligencia por parte del dueño o la empresa que lo vende.

La suspensión

Verificar si la suspensión está demasiado blanda o demasiado dura. Sea cual sea el caso, esto puede ser indicativo de un daño mayor en el coche.

Los neumáticos

Es indispensable que los neumáticos no estén muy desgastados, que sean del mismo modelo y no tengan reparaciones demasiado evidentes. Tampoco olvidar que es importante que el coche cuente tanto con el neumático de repuesto, como con las herramientas necesarias para cambiarlo.

Interiores

Inspecciona que no haya un desgaste excesivo en el volante, pedales, palanca de cambios, tapizado, asientos, molduras de las puertas y demás. También comprobar que el equipo de música, GPS, sensores y otros instrumentos, se encuentren en buen estado.

El aire acondicionado

Aunque no es un elemento esencial, siempre será necesario contar con aire acondicionado, sobre todo en el verano. Tan solo habrá que comprobar que enfríe correctamente y que no haga ningún tipo de ruido.

El kilometraje

Dependiendo del año del coche es normal manejar ciertas cifras de kilometrajes que puedan ser aceptables. La media anual de kilometraje se sitúa entre 16000 y 25000 km, por lo que se pueden hacer cuentas para adquirir un coche de segunda mano en buen estado.

La conducción

Acordándolo con el vendedor, será importante realizar un pequeño test de conducción con el coche que quieres comprar. Verificar que los frenos funcionan correctamente y que no existe ningún tipo de vibraciones o ruidos.

La documentación

Procura que el coche a comprar tenga todo en regla y no posea cargos o embargos. Si es posible, exige el libro de mantenimiento actualizado del coche y la ITV realizada, para saber cómo han sido sus cuidados.

¿Qué garantías legales existen?

Al día de hoy, podrás contar con dos garantías esenciales si decides adquirir un coche de segunda mano:

  • Si se compra a un profesional o a un concesionario, la garantía es de 1 año.
  • Si se compra a un particular, la garantía es de 6 meses.

Para disfrutar de este beneficio, el comprador debe demostrar, ante cualquier eventualidad, que el fallo que ha sufrido su coche ya estaba instaurado anteriormente. Dicho de otra manera, que era un fallo oculto y desconocido. De ser este el caso, el vendedor está obligado a compensar los posibles daños de manera oportuna. En ocasiones, bastará con realizar el pago de la reparación, o en el caso más extremo, deberá realizar una devolución íntegra del coste total del coche.

Comprar un coche en Wallapop: ¿Sí o no?

Comprar coches por Internet se ha convertido en un tema de controversia, pero sin duda es el modo de hacerlo que más éxito tiene en la actualidad. Existen portales muy fiables y especializados como es el caso de AutoHero, HeyCar y CliCars a la hora de comprar coches de segunda mano. Cuentan con todas las garantías y facilidades para que merezca la pena realizar estas compras.

Y tratándose de Wallapop o Vinted y Milanuncios la situación es similar, ya que ambos son portales web de venta online muy reconocidos. Puede ser conveniente considerar la compra de un coche de segunda mano que te guste.

Sin embargo, debes tener en cuenta que mediante estas plataformas estás negociado directamente con el particular que vende el coche, y tienes que prestar una mayor atención para que esté en las mejores condiciones posibles.

Veras que hay una gran cantidad de anuncios que se actualizan constantemente, por lo que podrás moverte entre muchas opciones antes de dar con el coche indicado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.