¿Cargar el móvil sin cargador ni cables? En el aire podría estar la clave. Y es que si a lo largo de los últimos dos años habéis quedados impresionados con los gadgets inteligentes –como bolsos o carpas- capaces de ofrecerle al usuario la posibilidad de cargar la batería sin cargador lo que hay a continuación os emocionará aún más. Y es que según reportes de medios especializados, en Estados Unidos un grupo de investigadores descubrió que es posible cargar baterías con la humedad del aire ,específicamente, las gotas de rocío.

De la misma forma, se conoció que este sistema ue permite cargar baterías sin cargador  –desarrollada específicamente en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)- ya cuenta con un prototipo en cobre; sin embargo, los sabios de este estudio han revelado que cualquier tipo metal aplica, teniendo en cuenta que –como todo- tiene una limitación preponderante que radica en que este sistema marcha en ambientes similares a los de una cueva -totalmente húmedos-

El dato: Otro aspecto que podría desalentar -pero sin restarle el valor a todo esto- es que la recarga se podría completar en aproximadamente 12 horas. Pero ojo, que sigue siendo cargar la batería sin cargador de electricidad, y eso entonces es una opción diferente, ¿no?

Cargar baterías sin cargador: ¡con aire!

Inicialmente, vale mencionar que el mismo grupo de investigadores que ha dado con esta solución de recarga, es el mismo que el año pasado descubrió que durante el proceso de condensación, las de gotas de agua que saltan espontáneamente apartadas de superficies superhidrófobas pueden cargarse eléctricamente.

“Lo que se ha hecho ahora es añadir una segunda placa a la primera -hidrofóbica- que tenga justo el efecto contrario que ésta: atraer las gotas de agua”, publica madrimasd.org donde además se reseña que en las pruebas realizadas, la cantidad de energía producida fue extremadamente pequeña – sólo 15 picovatios, una billonésima de vatio por centímetro cuadrado de placa de metal-.

Pero los investigadores creen que el proceso podría ser fácilmente ajustado para lograr al menos un microvatio, o millonésima de vatio, por centímetro cuadrado que es una cantidad comparable a la obtenida por otros sistema de recolección de energía del entorno, como de vibraciones o de calor residual.

Esto, además de ser una solución para mermar los grados de nomofobia cuando nos quedamos en Low Bat, es traducible como un gran respiro al planeta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.