No es secreto que la autonomía de los dispositivos móviles es uno de los factores que mantiene a las líderes en tecnología trabajando arduamente, y más cuando se trata de buques insignia.

Hemos sido testigo de cómo cada nuevo terminal que ve luz está dotado con baterías de mayor capacidad; no obstante, todo sigue apuntando a que jamás será suficiente. Y es ahí cuando hacen acto de presencia las baterías externas -también conocidas como PowerBanks- que permiten al usuario recargar a su artilugio para seguir respondiendo a sus necesidades esté donde esté.

Ahora bien, hablar de esas soluciones hoy día ya no es novedad; miles de modelos yacen exhibidos en anaqueles preparados para hacer lo propio; sin embargo, hay un ejemplar que definitivamente vislumbra como hito en ese sector: JAQ, un –muy- compacto cargador de móviles y tablets capaz de ejecutar su acción valiéndose de agua salada y una reacción química.

En lo que respecta a cómo marcha esta innovadora propuesta desarrollada por la startup sueca MyFC, vale mencionar que se presenta en un dispositivo hueco (JAQ) al que al introducirle una tarjeta contentiva de agua salada (PowerCard), se produce una reacción química que conlleva a la producción de electricidad suficiente para -a través de un cable normal USB- cargar la batería del terminal móvil que lo requiera.

Las PowerCards no son renovables. Habría que optar por una nueva cada vez que sea menester cargar un dispositivo.
Las PowerCards no son renovables. Habría que optar por una nueva cada vez que sea menester cargar un dispositivo.

Especificaciones técnicas

myfc-jac-powercard-especificaciones

Precio y disponibilidad

En la tienda online de MyFC, se anuncia que “próximamente” JAQ estará disponible; sin embargo, vale echar un vistazo a la página oficial del producto, en la que yace un apartado para realizar la pre-reserva y gozar de una oferta –por tiempo limitado- para obtener gratis PowerCards adicionales.

cargador-para-moviles-y-tablets-jaq-myfc-imagenes-disponibilidad-3

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.