Según informe revelado por la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), el año pasado se generaron 41,8 millones de toneladas de basura electrónica constituida desde pequeños electrodomésticos, pasando por teléfonos móviles hasta monitores de TV.

En porcentajes, el mencionado trabajo de la UNU ha dejado de manifiesto que casi el 60% lo ocupan pequeños electrodomésticos de cocina y baño; mientras que el 7%, teléfonos móviles, ordenadores e impresoras, entre otros pequeños artilugios.

Ahora bien, visto el asunto desde plano territorial, en 2014, Reino Unido ha generado 23,5 kilos de basura electrónica por habitante, Francia 22,1 kg, España 17,7 kg e Italia 17,6; mientras que en el continente americano, Estados Unidos ha apuntado con 22,1 kg, Canadá 20,4 kg, México 8,2 kg, Brasil 7 kg, Chile 9,9 kg y Colombia 5,3 kg.

Según reportes, estos registros se vislumbran alarmantes, ya que para el año 2010 se habían generado 33,8 millones de toneladas de basura electrónica (8 millones de toneladas menos) y para el 2018, se vaticina que la cifra se ubique en 50 millones de toneladas; esto, basándose en los pronósticos que ilustran a una población mundial de 7.400 millones de personas, y cada una de ellas generando una media de 6,7 kg de basura electrónica.

…y no todo era basura

Por otra parte, es menester reseñar que el trabajo de la UNU también ha dejado a la luz que esos millones de toneladas de terminales que fueron lanzados a la basura el año pasado, contenían valiosos recursos valorados hasta por 52.000 millones de dólares; entre ellos, oro y otros minerales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.