Un grupo de investigadores del MIT trabaja en una propuesta tecnológica para combatir las agresiones sexuales: un adhesivo protector de agresiones sexuales, que han denominado Intrepid, y que puede ser usado de manera camuflado en la ropa.

El objetivo de este adhesivo protector es comunicar cuando una persona está siendo víctima de una agresión sexual para alertar a las autoridades y evitarla. Está hecho de hidrogel, fácil, cómodo de usar y funciona con Bluetooth.


Te puede interesar:
Aplicación contra el bullying recoge pruebas legales válidas para ir a juicio


¿Cómo funciona? Puede ser activado de dos modos: modo pasivo, cuando la persona está inconsciente o no puede luchar contra el asaltante, y en modo activo, cuando la víctima activa el mecanismo de seguridad. En ambas situaciones se liberan señales de socorro para actuar en tiempo real, alertar a los amigos, familiares y a los servicios de emergencia. Lo explican claramente en el siguiente video:

Este adhesivo protector de agresiones sexuales puede ser de gran ayuda para las víctimas de este tipo de delito que presenta cifras alarmantes. En Estados Unidos, por ejemplo, cada 98 minutos una persona es abusada sexualmente. En otras sociedades, como en India, los derechos de la mujer son vulnerados, lo que las convierten en presas fáciles de esta forma de abusos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.