Algunos gobiernos están usando o probando tecnología para combatir el coronavirus, en especial para mantener vigilada a la población y verificar que cumplan con el confinamiento para evitar la propagación del virus. O bien para saber dónde hay brotes de la enfermedad que puedan comprometer la seguridad de una ciudad entera, por ejemplo. Pero, ¿cómo pueden obtener este tipo de información en tiempo récord? La clave está en el GPS que ofrecen los móviles, una tecnología que casi todos tenemos con nosotros las 24 horas del día.

A través del móvil (dispositivo usado por la gran mayoría) y las apps descargadas ahí que los gobiernos pueden vigilar a aquellos que se rehusan a cumplir con el confinamiento, por ejemplo. Y es que pese a que se ha explicado reiteradamente que es importante permanecer en casa para evitar que el virus se siga propagando, hay ciudadanos que no están acatando las medidas de prevención para no contagiarse del coronavirus.

Por tanto, países como China, Corea del Sur y Estados Unidos han encontrado en la tecnología GPS el aliado perfecto para controlar los movimientos de las personas en tiempos de pandemia. Según destacan en la BBC, en Corea del Sur, las autoridades han creado una aplicación que les permite saber si las personas que deberían estar en cuarentena han violado las reglas, por ejemplo.

Pero hay otros usos interesantes: en China, la aplicación Health Code, creada por el gobierno chino y desarrollada en la plataforma Alipay -del gigante del comercio electrónico Alibaba- permite a los usuarios saber si se pueden salir de casa o usar el transporte público según su nivel de riesgo de estar contagiados por estar en contacto con casos positivos, por ejemplo.

Así, las apps, específicamente las de geolocalización, son una de las tecnologías más usadas para hacerle frente al COVID-19 porque, como ya comentamos, muchos cuentan con un smartphone; lo cual hace más fácil a los gobiernos hacerle seguimiento a la población.

Ahora bien, esto es efectivo, pero da pie a un debate que recién se está gestando: la privacidad y los riesgos a que se vulnere. Ya no es solo que las autoridades sepan dónde estamos en todo momento, sino que se informe de datos privados como los sanitarios, a gente que tenemos cerca, por ejemplo.

Y es que según el mismo reporte de la BBC, en Corea del Sur, han ido aún más lejos que China en la adquisición de información detallada sobre los movimientos de las personas durante esta crisis de salud: Su aplicación informa a los usuarios sobre las personas cercanas a ellos que han sido infectadas y dónde han estado.

‘Esta es la primera pandemia a la cual pueden acceder con el teléfono inteligente’, comentó el profesor Mark Andrejevic de la Universidad Monash de Australia para BBC, sobre la facilidad con la que los gobiernos pueden tener acceso a tus datos a través de apps creadas para controlar coronavirus.

Hay otras tecnologías, además de las apps, que están poniendo en práctica los países, como la vigilancia y el reconocimiento facial, que van más allá de solo saber sus pasos.

Claro está, estas tecnologías para combatir el coronavirus podrían representar una amenaza a la privacidad y a la libertad de los ciudadanos. En estos momentos podría justificarse por la situación tan delicada y atípica que estamos viviendo.

Sin embargo, quedan muchas dudas al respecto, sobretodo al finalizar la pandemia: ¿Dejarán de espiarnos y saber sobre cada paso que damos?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.