BANNER CECOTEC

Hoy día existe una obsesión por estar conectados a través de los dispositivos móviles, sobre todo entre los más jóvenes. Con esta dependencia de la tecnología nació otro fenómeno: la adicción al selfie. En el mundo moderno los autorretratos son más que una fotografía, son una forma de expresión personal que dice mucho de la persona en cuestión.

Pero, ¿por qué se han hecho tan famosos los selfies? Es probable que muchos lo hagan por diversión o moda, aunque los expertos indican que esta tendencia es más un acto de vanidad que puede indicar narcisismo o baja autoestima. Según sociólogos, psiquiatras y psicólogos las personas exhiben en sus fotos solo lo que quieren mostrar, de manera que puedan construirse una identidad con la intención de buscar aprobación y aceptación de los demás.

No se trata de decir que todas las personas que se toman selfies tienen algún tipo de carencia, ya que si se hace por diversión, no existe problema. La preocupación por el tema surge cuando se observan personas que se hacen selfies cada cinco minutos, con diferentes poses y en cualquier lugar para subirlas a las redes sociales y además para monitorear la cantidad de likes o retweets que reciben.

Adicción al selfie: ¿Vanidad, soledad o inseguridad?

Según un estudio llevado a cabo por las universidades de Birmingham, Edimburgo y Heriot-Watt, en Reino Unido, las personas que publican selfies de forma exagerada suelen tener relaciones más superficiales y un peor sentido de la intimidad.

Los expertos también aclararon que en los últimos años el concepto de amistad e intimidad ya no implica necesariamente una presencia física. Por esta razón es que son las personas jóvenes quienes en su mayoría buscan la aceptación de la gente mediante redes sociales. El mayor problema surge cuando las fotos publicadas no reciben la retroalimentación esperada por el usuario, quien puede sentirse deprimido a causa de esto.

Especialistas en redes sociales aseguran que los usuarios crean todos los días una especie de novela de sus vidas en busca de likes o follows. El sitio web Best Computer Science Schools ha indicado que esta tendencia de las redes sociales está convirtiendo a los sujetos en narcisistas. Con las selfies se revela como muchos usuarios persiguen la vanidad y la admiración de sus atributos físicos e intelectuales, lo cual podría ser contraproducente y conllevar problemas psicológicos como depresión, trastornos obsesivos – compulsivos y dismorfofobia, entre otros, si no consiguen la validación esperada.

Tan solo en Facebook se calcula que circulan más 240 mil millones imágenes bajo el hashtag #me o #selfie, mientras que en Instagram existen 36 millones de fotos etiquetadas con la palabra selfie y 96 millones con “yo”, sin contar otras más del mismo estilo que no tienen ninguna etiqueta.

De alguna manera lo que han hecho las redes sociales ha sido crear una moda del culto a la imagen. Las personas narcisistas siempre han existido, solo que la difusión del Internet nos ha dado los medios que antes no existían. Pero no todo es malo, si lo vemos desde un lado positivo también puede hacerse un círculo virtuoso de esto al potenciar la imagen positiva o atractiva. Los “like” o los “follow” de una imagen subida podrían ocasionar un aumento de una autoestima que, quizás, estaba por el suelo.

Es importante tratar de mantener un equilibrio en este tipo de cosas para no caer en la obsesión o la adicción. A todos nos gustan las palabras bonitas y los halagos y no por eso somos narcisistas o tenemos baja autoestima. Ahora que sabes esto, puedes preguntarte, en caso de que subas selfies a las redes sociales, el por qué lo haces… ¿Te consideras un adicto?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.