La inteligencia artificial ya no es solo cosa de ciencia ficción en películas o literatura. Desde hace algunos años, con el auge de los robots, está muy presente en el mundo real, hasta el punto que algunos piensan que es una verdadera amenaza para el ser humano. El claro ejemplo lo hemos visto hace solo unos días, cuando una IA fracturó el dedo de la mano de un niño de siete años mientras jugaban al ajedrez.

No es el único percance, por lo que resulta oportuno repasar los accidentes con robots más famosos de los últimos años, reflexionar si son una amenaza y determinar las responsabilidades que están implicadas.

Accidentes con robots más famosos

Se puede definir a un robot como una máquina programable, capaz de realizar ciertas tareas de manera automática en sustitución de una persona. Se usan especialmente para hacer trabajos reiterados, pesados o peligrosos. Gracias a su forma de programarse pueden ejecutar acciones en base a las circunstancias.

Considerando esta definición, veamos los accidentes con robots más famosos de los últimos años en los que se han visto involucrados los humanos.

Accidente en torneo de ajedrez

El pasado 21 de julio, Moscú fue testigo de un accidente con una IA. Un robot jugador fracturó el dedo de su contrincante, un niño de siete años, quien a pesar del incidente pudo terminar su participación en el torneo con el dedo enyesado.

El percance ocurrió después de una jugada del niño, el robot sujetó su dedo en lugar de una ficha de ajedrez y se lo rompió. El menor tuvo que ser auxiliado por cuatro adultos para liberarlo, pero afortunadamente el hecho no acabó en algo peor. Lo cierto es que nunca antes había pasado algo así con ese robot.

Mujer robot
Accidentes con robots

Colisión de coche autónomo de UBER

En marzo de 2018 en Arizona, EE.UU, un coche autónomo en pruebas de Uber chocó contra una persona que conducía en bicicleta por la carretera. Desgraciadamente falleció. Los sistemas de seguridad del coche no detectaron al ciclista, por lo que siguió su trayectoria a pesar de que la vía no estaba libre.

La justicia culpabilizó al conductor de seguridad del vehículo, cuya función era intervenir en caso de que fallara el sistema autónomo del coche. Se determinó que fue homicidio negligente por estar viendo un programa de televisión en vez de hacer su trabajo. Eso sí, Uber se fue de rositas.

Desperfecto de un robot en una planta ensambladora

En julio de 2015, un técnico de 21 años fue herido fatalmente mientras instalaba un robot de la línea de ensamblaje de Volkswagen en Alemania. El brazo robótico lo golpeó en el pecho y lo aplastó contra una placa metálica, muriendo en el hospital por las lesiones.

Este tipo de accidentes son poco frecuentes en las fábricas, porque los robots trabajan dentro de jaulas de seguridad fuera del contacto con los humanos.

¿Quién es responsable en un accidente con robots?

Según el derecho penal actual, las máquinas o robots no pueden responder ante la ley porque no son seres vivos o pensantes que tomen “decisiones”. Si bien pueden accionar de una forma u otra según las opciones que tengan, lo hacen en base a una programación, no por decisión propia.

Los daños que pueda ocasionar el robot son responsabilidad de la persona física o jurídica que haya construido o programado la máquina. La ley debe realizar investigaciones para poder determinar las responsabilidades administrativas y penales que apliquen, así como a los involucrados directos.

Aunque muchos accidentes con robots se deban a un error humano, de igual forma la confianza en esa tecnología se ve afectada y le resta puntos. Por ejemplo, por los percances ocurridos con los coches autónomos que quieren usarse como taxis, es evidente que aún falta mucho para que funcionen sin conductor.

¿Es seguro delegar cada vez más tareas en los robots?

Existen tareas de manufactura masiva de productos que se ejecutan más rápido gracias al uso de robots y algunos salvan vidas, como los robots antibombas. Ahora bien, cuando se trata de excluir totalmente la intervención humana, se corre el riesgo de que haya fallos que produzcan graves daños o la muerte.

Por otro lado, recientemente un ingeniero de Google explicó que un programa de la compañía (llamado LaMDA) era capaz de sentir y expresar sentimientos. La compañía afirmó que después de análisis exhaustivos, nada respaldaba las afirmaciones del ingeniero.

Por su capacidad de diseñar cosas para hacer daño, puede que el ser humano genere las condiciones para que ocurra una rebelión de las máquinas. No en vano, películas de ciencia ficción como Terminator, Matrix, Yo Robot o Eagle Eye reflejan los temores sobre lo que podría hacer un robot con conciencia.

Periodista de tecnología.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.