BANNER CECOTEC

Ciertamente, las prioridades de las personas son muy particulares, cada cual le da más importancia a una cosa o la otra según su percepción y valor ante la situación, y un caso muy específico es el del estudio europeo llevado a cabo por Kaspersky Lab junto a IFOP, el Instituto Francés de Opinión Púbica, en el que analiza y compara hábitos, comportamientos y actitudes de los usuarios con respecto a sus contraseñas en Internet y su ropa interior, donde se percibió claramente cuál es la prioridad de estos ciudadanos.

Kaspersky Lab

Fue entonces que bajo el título “Las contraseñas son como la ropa interior“, se llevó a cabo una encuesta, a través de entrevistas online, a una muestra de 1.000 usuarios de Internet en 7 países de Europa, -específicamente Reino Unido, Alemania, Francia, España, Italia, Países Bajos y Dinamarca-, entre el 16 y 22 de septiembre de 2015, esto con el fin de concienciar a los usuarios sobre cómo las reglas básicas de ‘higiene personal’ se pueden aplicar a la protección de la vida privada online.

Los resultados arrojados por la encuesta realizada por esta empresa de soluciones de seguridad endpoint, reflejan que los usuarios de Internet prestan menos atención a mantener en privado sus contraseñas que su ropa interior, en definitiva su prioridad no es necesariamente mantener sus activos online a salvo.

Así pues, se pudo conocer que el 44% de los usuarios de Internet ya han compartido su contraseña con otra persona, y una media del 26% de los encuestados admite haber compartido sus contraseñas con compañeros de piso o trabajo y estarían dispuestos a hacerlo de nuevo.

De igual manera, cuando se preguntó a los encuestados si preferirían compartir su ropa interior o sus contraseñas con algún conocido, el 71% afirmó que prefería facilitar sus contraseñas, mientras que el 87% confirma que se cambia de ropa interior todos los días, casi el 50% de los europeos cambia sus contraseñas menos de dos veces al año, y en algunos casos nunca. En el caso de los españoles, solo el 46% lo hace; sin embargo, un 22% de los europeos admite que tienen más contraseñas que ropa interior.

“Tendemos a pensar que las contraseñas realmente no nos protegen y que no son más que un requisito molesto creado por expertos TI para hacernos creer que nuestras credenciales son seguras. La realidad es que los ciberdelincuentes están dispuestos a gastar mucho tiempo y dinero en tratar de robar las contraseñas que protegen nuestra información más confidencial. El estudio muestra claramente las actitudes contradictorias que tienen los usuarios frente a las contraseñas. Preferimos asumir el riesgo de exponer nuestra vida privada en lugar de cumplir con las directrices para protegernos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, mantener la información a salvo consiste en seguir solo unas cuantas reglas básicas. Por ejemplo: no se deben compartir las contraseñas, no deben estar a la vista de todo el mundo y conviene cambiarlas regularmente, al igual que la ropa interior”, Alfonso Ramírez, director general de Kaspersky Lab Iberia.

En vista de la poca información que poseen los usuarios de Internet sobre los riesgos que corren al transitar por el cbermundo y mucho más al revelar sus datos personales y contraseñas a otras personas, Kaspersky Lab ha facilitado tres reglas básicas para evitar ser timados en la Red y proteger nuestra identidad.Kaspersky Lab passware

Regla número 1: Es necesario cambiar las contraseñas frecuentemente

Los expertos en seguridad recomiendan que los usuarios cambien todas las contraseñas de la cuenta si existe la más mínima sospecha de que su privacidad puede verse comprometida.

Cuando se les preguntó a los usuarios por la frecuencia con la que cambian sus contraseñas, los usuarios de Internet en Europa revelaron diferencias significativas de un país a otro. El 46% de los españoles confirma cambiar sus contraseñas menos de dos veces al año, en algunos casos nunca.

En el caso de los franceses, solo el 58% y los daneses el 45%. Los alemanes están atrás con el 36% de usuarios que afirma cambiar regularmente sus contraseñas. Las cifras se invierten cuando se trata de ropa interior: el 87% de los encuestados afirma que se cambian a diario. Algunas nacionalidades son menos exigentes en cuanto a la frecuencia de cambio de ropa interior, en particular los daneses: 11% no lo hace a diario.

Regla número 2: las contraseñas nunca deben ser compartidas

En ocasiones, bien sea por mucha confianza que se le otorga a las personas que conviven con nosotros, o por comodidad para que otro haga nuestras diligencias personales online, facilitamos nuestros datos y contraseñas, exponiéndonos a quedar desnudos -expuestos- ante el mundo cibernético.

La encuesta de Kaspersky Lab revela que el 44% de los españoles ya han compartido su contraseña con otra persona en alguna ocasión; sin embargo, parece que son un poco menos generosos cuando se trata de su ropa interior, el 36% de los encuestados en nuestro país lo han hecho alguna vez.

Los holandeses parecen ser los más cuidadosos con las contraseñas, pero aún así, el 38% de ellos admite haber compartido su contraseña con algún conocido. En el caso de los italianos el 46%, los daneses el 47% y mucho menos los franceses (51%).

Regla número 3: No debes revelar tu contraseña (ni en privado)

El hecho de aparecer desnudo en público es la pesadilla más común; sin embargo el drama es similar al de perder los datos personales por una amenaza en Internet. En este caso, cuando se le preguntó a los encuestados cuál de esas dos situaciones les asusta más, la gran mayoría de los encuestados, específicamente el 73% indicó que su peor pesadilla era aparecer desnudo en público, pero ¿no sería más agravante el exponerse ante millones de cibernautas?

“¿Quien no ha tenido de pequeño esa pesadilla espantosa de verse de pie, desnudo en el patio del colegio? Cuando crecemos -y con la digitalización de nuestras vidas- parece que este miedo se ha unido al de la exposición de nuestros datos confidenciales, ya que es un verdadero espejo de nuestra intimidad. De hecho, perder la contraseña conlleva una serie de temores, comenzando con el riesgo de ver los datos personales expuestos frente a extraños. Dado que los dispositivos electrónicos están jugando un papel muy importante en nuestras vidas, ahora es vital que sigamos un estilo de vida saludable e impecable en lo que respecta a la seguridad, si no queremos ver nuestros datos publicados en Internet o utilizados con fines maliciosos. Cambiar de contraseña, no compartirla y la elegir una estructura diferente en función de los servicios y terminales utilizados son comportamientos que se traducirán en una vida digital segura”, asegura Laurence Allard, profesora de IRCAV-Paris, Sorbonne Nouvelle y socióloga.

La solución para mantener tus contraseñas seguras: Kaspersky Password Manager

Pensando en la mejor manera de solventar los trágicos problemas que se presentan a la hora de recordar las diferentes contraseñas que poseemos en los diversos servicios utilizados -bien sea el correo electrónico, redes sociales, banca online, entre muchos otros- Kasperky Lab ha desarrollado Kaspersky Password Manager, un servicio con el que se podrán crear y recordar contraseñas complejas y ayudar a las empresas a que aumenten significativamente la seguridad de sus datos.

Kaspersky Lab passware.

Esta solución de seguridad de Kaspersky Lab está disponible para PC, Mac y Android e iOS móvil y tablet, y permite almacenar todas las contraseñas de forma cifrada y sincronizada automáticamente en todos los dispositivos del usuario, permitiéndoles acceder fácil y rápidamente a las contraseñas de sus sitios web y aplicaciones favoritas.

Kaspersky Password Manager incluye un fuerte generador de contraseñas, que crea automáticamente contraseñas eficaces, y estas contraseñas seguras se pueden utilizar en todos los dispositivos sincronizados por el usuario.

Estos son excelentes datos que Kaspersky Lab ofrece para ti. No olvides que tu vida privada es igual de importante en el mundo real como el virtual, y que en el segundo caso el revelar datos personales puede destruir por completo tu mundo real, por lo que estos consejos no deben dejarse pasar por debajo de la mesa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.